Convenio Multilateral


Definición

El Convenio Multilateral es un acuerdo entre todas las jurisdicciones que poseen poder tributario, con el objeto de coordinar y distribuir la base imponible del impuesto sobre los ingresos brutos.
Es decir el Convenio Multilateral contiene normas que permiten distribuir la base imponible de un contribuyente entre las distintas jurisdicciones en que realiza su actividad.
El Convenio Multilateral puede ser modificado –parcial y totalmente– con acuerdo unánime de las jurisdicciones, a diferencia de las normas locales –en este caso referente al impuesto sobre los ingresos brutos– que pueden ser modificadas o derogadas por el cuerpo legislativo de cada jurisdicción.

Finalidad

La finalidad del Convenio Multilateral es evitar la Superposición Impositiva que se produciría al ejercerse la actividad en varias jurisdicciones, debido a que las normas del impuesto sobre los ingresos brutos de cada fisco gravan la totalidad de los ingresos producidos por el ejercicio de la actividad.
La forma de evitar esta superposición impositiva es distribuir la base imponible del gravamen entre las distintas jurisdicciones que participan en el proceso económico del desarrollo de la actividad.
Queremos aclarar, que el Convenio Multilateral se aplica aún cuando no se da una Superposición Impositiva, debido por ejemplo a que una de las jurisdicciones declare exenta la actividad en cuestión.
Además de cumplir con esta finalidad principal, el Convenio Multilateral impone una homogeneidad sustantiva de las distintas normas locales, facilitando la liquidación del impuesto a los contribuyentes y la fiscalización del mismo por parte de los fiscos.
Por último, permite el reparto equitativo del impuesto sobre los ingresos brutos –a través de la distribución de la base imponible entre las distintas jurisdicciones–.

Ámbito de Aplicación

El Convenio Multilateral se aplica cuando un contribuyente realice una, varias o todas las etapas de su actividad en dos o más jurisdicciones; debiendo asignar los ingresos brutos conjuntamente a todos los fiscos, porque provienen de un proceso único y económicamente inseparable, sin importar si la actividad se realiza por sí o a través de otras personas como por ejemplo corredores, comisionistas, mandantes, consignatorios, intermediarios, etcétera.
Si en una jurisdicción sólo se han realizado gastos –aún no computables a los fines del Convenio– relacionados con la actividad desarrollada por el contribuyente en otra u otras jurisdicciones, la actividad queda alcanzada por las normas del Convenio Multilateral, porque se da el principio de sustento territorial.

Teoría “Convenio Sujeto” o Teoría “Convenio Actividad”

En cuanto a la aplicación del Convenio Multilateral existen dos teorías:

Métodos de Distribución

Para distribuir la base imponible entre las distintas jurisdicciones, el Convenio Multilateral estableció un Régimen General y Regímenes Especiales para determinadas actividades.